News | Washington Commanders - Commanders.com

¡Más que una Victoria!

¡Más que una Victoria!

Se dieron las condiciones para una Reconciliación


andresj_masthead.jpg

Después de varios días nublados, donde las lluvias, cuales lágrimas de preocupación bañaban la ciudad Capitalina, en su intento de disipar de alguna u otra forma los nubarrones que venían acompañando al equipo desde el inicio de la temporada, finalmente el astro rey apareció dándole al día su toque de belleza natural, como diciendo, ¡éste es un nuevo día!

Así lo entendió la afición, quiénes contagiados por la belleza del momento, se dieron cita en el estadio de los Redskins, sin importar la frustración por las actuaciones que estaban ofreciendo sus favoritos en sus presentaciones, por el contrario, mostraron una vez más su lealtad y la firme creencia de que algún día todo eso cambiaría. Y parece ser que los jugadores, también se levantaron con ésa intención, ya que desde su salida al terreno de juego, se pudo percibir una actitud diferente. ¡No sé, pero parecía que caminaban y corrían de forma diferente!

Comenzó el partido y donde sí, no había mucha diferencia era en los minutos iniciales. Jugando en casa no eran favoritos, y habían transcurrido solamente 2 minutos y 13 segundos, cuando ya perdían por 7 a 0 gracias a una falla garrafal por parte de la secundaria quiénes dejaron a Brandon Marshall, sólo, ¡como paseando por el boulevard para recepcionar un pase de 40 yardas e irse cómodamente con la pelota y cruzar la línea de gol en su primera anotación! ¿Dónde estaba su marcador? ¿Qué pasó con el guardia de seguridad? El público no sabía si llorar o salir corriendo, por tercera semana consecutiva se repetía una situación similar. El estadio enmudeció por unos segundos, pero, gracias a ésa nueva actitud que ya habían evidenciado, vino la primera condición de cambio. El equipo no tenía nada que perder, ya habían perdido cuatro partidos consecutivos, los dos últimos en circunstancias similares, habían perdido a su corredor principal, antes igualmente habían perdido a su mejor Ala Cerrada, y anteriormente a dos jugadores estelares de la línea ofensiva. Por lo tanto, lo que sucedía en ésos momentos no era para alarmarse, es más, ¡parecería que la afición ya se estaba acostumbrando a eso! Repito, la primera señal de cambio se notó de inmediato, cuando la respuesta ofensiva por parte de los Redskins se dio y empataron el partido, cabe resaltar que anotaron un TD en el primer cuarto de tiempo, algo inusual, pero, determinante dentro de la reacción que se venía produciendo. Sin embargo, como parecía una repetición de lo mismo, los Broncos de Denver volvieron al ataque, y no permitieron que la alegría durase mucho tiempo. Esta vez, en un calco de la jugada anterior, pero, con la diferencia de ser ejecutada por el lado derecho, otro pase largo, ahora de 75 yardas encontró al receptor Brandon Marshall, nuevamente sólo, libre de toda marca para recepcionar el balón y cruzar la línea de gol anotando su segundo TD, ¡eran 14 puntos en contra de los Redskins el primer cuarto de tiempo! algo similar habían recibido en los partidos anteriores, ¿pero tres veces seguidas? No había que sorprenderse. ¡La sorpresa fue, que contra todo pronóstico, se habían anotado 21 puntos en el primer cuarto! Comenzó el segundo cuarto y los Redskins volvieron a responder con esa misma actitud de no amilanarse por el marcador en contra, sabían que tenían que concentrarse en lo suyo, había que minimizar los errores, pero había que jugar al fútbol americano total.

¡Y bella fue la jugada que hicieron para empatar el partido! Bien concebida, bien elaborada, ¡y perfectamente ejecutada!

No quedaba otra cosa que ponerse de píe y aplaudir ésa genialidad, el público lo hizo, empezó a saltar de alegría a la vez que aplaudían y reían sin cesar. La fiesta había comenzado, no lo podían creer. ¡Que tal engaño! ¡Se escuchaba! ¡Que tal precisión! ¡Que tal pase! ¡Vamos Redskins! coreaban alegremente mientras que la banda ponía el ritmo a la fiesta, ¡y no era para menos! Realmente estábamos presenciando un buen partido, con un equipo diferente, con ganas de no querer perder, con ganas de jugar al fútbol americano, y con ganas de decirle a su afición, ¡No nos abandonen! ¡Acá vamos! ¡Estamos regresando!

Y como enamorada de pueblo, la afición les creyó. Continuaban danzando por sus Redskins, quiénes a pesar de irse al descanso perdiendo por 3 puntos, estaban alegres y felices porque ya contaban con la confianza de su público otra vez.

En el segundo tiempo, definitivamente había una atmósfera y un ambiente propicio para que todo saliera diferente a las semanas anteriores, el equipo seguía mostrando variantes ofensivas, ahora ya no solamente había uno o dos receptores, había una rotación de receptores como Fred Davis que seguía ratificando sus buenas actuaciones reemplazando a Chris Cooley, Antwan Randle El, Devin Thómas, que ahora sí recepcionó y luchó por ganar yardas, Mike Sellers, con ésa recepción sorpresiva en el empate, Malcolm Kelly, Quinton Ganther, Santana Moss y Todd Yodder que volvía a mostrarse peligroso. Las carreras de Ladell Betts, alternadas con las de Rock Cartwright, Quinton Ganther y el propio Jason Campbell, constituían un ensamble diferente en el ataque. Claro está que el equipo de los Broncos salió disminuido en el segundo tiempo ante la lesión de su QB Kyle Orton, pero los Redskins ya habían entrado a dominar el partido. El QB Chris Simms, le cambió el ritmo a su equipo, y más bien dio lugar para el buen trabajo de Brian Orakpo, Fred Smoot, Lorenzo Alexander, London Fletcher, quién como siempre estuvo atento a las jugadas, complementándose muy bien con sus demás compañeros, que igualmente colaboraron con Hunter Smith quién con su pase de 35 yardas se convirtió en el "arma secreta del equipo".

En el último cuarto del partido, con esos 10 puntos adicionales, los Redskins no solamente consolidaron y sellaron la victoria, sino que terminaron mandando en el terreno de juego, controlando el reloj, y mostrando que era un triunfo justo, claro, ante un buen equipo, y sobretodo ante circunstancias adversas que supo manejar favorablemente, alternando sus unidades de una manera efectiva, probando finalmente, que material humano es lo que más tiene Lo que le falta y que parece que finalmente está encontrando, es la confianza, por eso es que creemos, que esto es más que una victoria, ha sido una reconciliación con ellos mismos!

¡Buena Suerte y que sigan por ése camino!

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising