News | Washington Commanders - Commanders.com

Mas De Los Mismo


andresj_masthead.jpg

Después de una semana de descanso, donde todo hacía presumir que hubo tiempo suficiente para corregir parte de los serios problemas con los que cuenta el equipo, llegó el partido frente a Los Halcones de Atlanta, y la verdad, tratando de ser lo más honesto en nuestra crítica, vimos más de lo mismo, pero obviamente con un sabor más amargo.

Se repitió la incapacidad para anotar en el primer cuarto de juego, y se volvió a conceder 14 puntos de ventaja en el mismo período del partido, realmente algo absurdo, pero que preocupantemente ya es reiterativo. Lo mismo sucedió ante Philadelphia, justo una semana antes del descanso. Lo curioso es que los Halcones habían jugado el Lunes por la noche frente a New Orleans en tremendo partido, consecuentemente no habían tenido mucho tiempo para prepararse para éste encuentro, mientras que los Redskins, tuvieron una semana adicional para éste partido. ¿Entonces que pasó?

Lo que sí no entendemos es cómo la línea defensiva y la línea ofensiva de los Redskins que precisamente en éste partido, deberían de haber jugado minimizando errores, cometió más errores que los de costumbre y al final, ése fue un factor clave en el resultado. Acompáñeme y analicemos juntos qué fue lo que pasó, comprobemos dónde estuvieron ésos errores a los que estamos aludiendo.

Primera jugada del partido, Atlanta está en posición ofensiva y el jugador Albert Haynesworth comete infracción al invadir la línea de juego, la falta es penalizada con 5 yardas, ésta jugada, no tendría mayor trascendencia si el mismo jugador no hubiese vuelto a cometer otra falta cuando los Halcones en su primera entrada estaban 4 en 1; ante ésta infracción, Atlanta revive el ataque ofensivo con 1 en 10, y finalmente consigue el TD que le da la ventaja de 7 a 0, luego de 10 jugadas en 74 yardas en su primer avance ofensivo, y gracias a la ayuda del jugador más caro de los Redskins, quien cometió dos infracciones muy ingenuas comenzando el partido.

No habían transcurrido más de 7 minutos desde los errores de Haynesworth, cuando los Redskins se encontraban en posición ofensiva en la yarda 46 de Atlanta, esta vez, un pase de Jason Campbell es interceptado, y devuelto por el jugador Tye Hill quien corrió 62 yardas para hacer la anotación, sin que nadie pudiera derribarlo. El primer cuarto de tiempo no había terminado aún, faltaban más de dos minutos, pero los Redskins, perdían por 14 a 0. ¿No es esto lo mismo que sucedió contra las Águilas de Philadelphia? ¿Era acaso un calco de ése desastroso partido? ¿Difícil de entender verdad?, pero lo cierto es que era más de lo mismo, y eso, era lo que menos se quería.

¡En el segundo cuarto, más de lo mismo se viene dando en el partido! Faltas por aquí, faltas por allá, incapacidad para concretar, cuando la línea defensiva nuevamente es burlada con una carrera de 30 yardas por el mejor jugador del partido Michael Turner, quien anota su primer TD. ¡Depuse Jason Campbell es capturado y derribado por quinta vez en el partido, así es CINCO VECES! ¿Es que acaso se puede jugar un partido de fútbol americano en ésas condiciones? En fin, para rematar las ineptitudes, y terminar el primer tiempo con ése sabor amargo, una jugada innecesaria, antes de terminar el primer tiempo provoca una acción antideportiva y nada profesional de DeAngelo Hall, quien arma un alboroto, que le cuesta al equipo tres infracciones y la vergüenza de acabar ése primer tiempo como un vulgar equipo callejero que perdía por 24 a 3.

No todo es color de rosa dice un dicho, en efecto, parecía que ése era el mensaje que los Redskins querían enviarle a los Halcones cuando inició el segundo tiempo con otra actitud, sencillamente parecía otro equipo el que estaba en el terreno de juego, al punto que en su primera carga ofensiva elaboró el ataque más grande o el de mayor tiempo en toda la temporada, utilizó 7 minutos y 50 segundos para en 13 jugadas y 84 yardas lograr que Ladell Betts, que había reemplazado a Clinton Portis, quien salio lesionado en el primer cuarto, cruzara la línea de gol con un TD que hacía revivir las esperanzas de que no todo estaba perdido . De ahí, la línea defensiva, hizo lo más decente en todo el partido y logró contener y presionar a la ofensiva de Atlanta con 3 y fuera, ¡devolviendo la oportunidad a la ofensiva para que concretara lo que había iniciado y que parecía increíble! ¡Parecía que era cierto, el equipo se había transformado y estaba realmente jugando el fútbol americano como un equipo profesional!, Jason Campbell nuevamente hilvanó el ataque ofensivo y en ésta oportunidad, luego de 13 jugadas, y 76 yardas en 6 minutos y 50 segundos, envía un balón para el ala cerrada Todd Yoder quien recibe el pase de Campbell para el TD que metía al equipo en el partido, con todo el momento a su favor, el marcador estaba 24 a 17, parecía realmente un partido de fútbol americano, de ésos que ya los aficionados no recuerdan, pero que reclaman con justicia. La emoción no duró mucho tiempo, nuevamente la defensa hizo agua, y en éste caso LaRon Landry, en primera instancia, y DeAngello Hall en segundo intento, fueron burlados por el corredor Michael Turner quien "sólo como en su casa" cruzó la línea de gol para anotar su segundo TD, poner el marcador final, ¡y como con un baldazo de agua helada! decirle a los aficionados de los Redskins " ¡Todavía No, Todavía les falta mejorar!" El partido se juega con pasión y emoción durante los cuatro cuartos. Los partidos no se ganan cometiendo los mismos errores de siempre y para los Redskins la mala fortuna continua. Para otra vez será.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Related Content

Advertising